Operación Karl Lagerfeld

11 abr

Ha empezado oficialmente la primavera, y con ella, la operación bikini. Empiezan a saturarnos anuncios de comidas dietéticas, tratamientos quemagrasas, y toda la parafernalia… Y empieza el mes donde los gimnasios están a reventar., hay que hacer cola para subirse diez minutos a una bicicleta, o a una cinta de correr. Menos mal que es sólo un tiempo, que luego, las que más en serio se toman las cosas al principio, antes lo dejan…

De repente medio planeta está a dieta. La de la alcachofa (muy typical spanish), la depurativa, la de la piña, la del sirope, la South Beach… los artículos de “Haz la dieta de las famosas” inundan las revistas.

La gente en general tiene peor cara, y peor carácter, porque está muerta de hambre, aunque en el fondo están contentos porque saben que se van a poner buenorros para este verano… o eso creen. De repente una manzana se convierte en un manjar de dioses, y al comerla, intentamos poner una cara de felicidad tan grande que parezca que nos estamos dando el mayor festín de nuestra vida. Qué pena.

La operación bikini, así, a grandes rasgos y muy por encima, es una mierda. Hacer dieta, matarte a hacer ejercicio, perder unos kilos y recuperarlos en muy poco tiempo es una basura.

Y a veces llegan tipos como el mamarracho este, y abre la boca para soltar esto:

"La moda es la motivación más saludable para perder peso"

Sí, Karl Lagerfeld, el genio de la moda. El mismo que dijo hace unos meses que las mujeres que defienden las curvas son las madres que se sientan en el sofá todo el día a comer patatas fritas, el mismo que llama gordas a las mujeres que superan la talla 38… y el mismo que hace unos años estaba hecho un buque, ¿o es que ya no se acuerda de que perdió casi 40 kilos en un año sólo para lucir una prenda de la que se había enamorado? Si es que además de ser un impresentable no tiene dos dedos de frente…

Es vergonzoso que uno de los iconos mundiales del mundo de la moda, y uno de los más influyentes, tenga esta visión de una de las lacras más importantes de la sociedad. Y es más vergonzoso todavía que miles de hombres y mujeres sigan sus consejos a pies juntillas. Desde aquí me declaro anti-fan del tipo este, que tiene pinta de robot decrépito.

Y quien esté en plena operación bikini, mucha suerte, y sobre todo, mucho cuidado.

Etiquetas: , , , ,

Be the first to like this post.

3 comentarios to “Operación Karl Lagerfeld”

  1. ANA 12 abril, 2010 a 8:51 #

    Muy bien dicho!!! Parece que vivimos en un mundo en el que la personalidad es lo de menos!!!

  2. emigrantebruce 16 abril, 2010 a 17:19 #

    Bocazas iluminados los hay hasta debajo de las piedras, el señor Lagerfeld pertenece al club por lo visto. Suerte chicas y a llevar el asedio “informativo” con total indiferencia.
    Offtopic: me gusta mucho la selección de colores de las fotos que usas en tus posts :P

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¡¡No come potitos!! « Mi salón de belleza - 17 mayo, 2010

    [...] dicho, la dieta del potito es una atrocidad. Sólo falta que mi “amigo” Karl Lagerfeld salga a defenderla (de sobra es conocida mi animadversión al tiparraco este). Entonces me armaré [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <pre> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>