Desde Francia con amor

23 may

¿De qué serviría la operación bikini si de vez en cuando no la mandásemos a tomar por culo? A quien voy a engañar, yo no he hecho operación bikini en mi vida. Pero a lo que vamos, que un caprichito (o caprichazo) de vez en cuando es lo mejor para las que seáis esclavas de dietas y prohibiciones…

Pues este es mi descubrimiento (un poco tarde, la verdad), que es tan bueno que debería ser ilegal: los macarons. Son unos pastelitos franceses a base de almendras molidas rellenos de merengue. La pastelería parisina encargada de hacerlos se llama Ladurée, y lleva desde 1862 vendiendo macarons… la friolera de 12.000 unidades diarias. Aquí puedes visitar su web.

La receta de los macarons es sencilla, se necesita azúcar glass, azúcar, clara de huevo y almendras molidas. Cada color corresponde a un sabor, y los sabores de frutas, para asegurar su naturalidad, se hacen en determinadas épocas del año. Los marrones, de chocolate, son mis favoritos.

Que nadie se piense que estos pastelitos son una excentricidad digna del programa “Mujeres ricas” de La Sexta, y que cada vez que quiero comerlos cojo un avión a París. No no no. En Madrid también los venden. Los puedes comprar en las pastelerías Mallorca o en el Mercado de San Miguel. Una cajita con 10 unidades cuesta aproximadamente 8€.

Etiquetas: , , ,

Be the first to like this post.

Una respuesta to “Desde Francia con amor”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Miss Bardot Chérie « Mi salón de belleza - 30 junio, 2010

    [...] encanta el traje de ella, la torre de Macarons, su habitación, sus gafas de sol… todo. Y vale, tengo que reconocer que he caído como una [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <pre> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>